O

Ami.e.s de ianus : voici une invitation joyeuse à rejoindre ces êtres, pour le plaisir du partage… Amigos, amigas de ianus : he aquí una invitación juguetona a acompañar a estos seres, por el placer de compartir… * « Une exploration poétique Des corps multiplesDes voix accentuées Des musiciens aux écoutes Des danses sans âge »Pierre Bastien, danseur « UnaLire la suite « O »

Écriture – Escritura

Diario de (una) pandemia Valeria, psique o como en un cuadro de Chagal Fragilidad « Tuer Platon » « Si Shakespeare avait été une femme… » Agosto sin fondo Marina Poemas diversos Wenn eine Nacht das Feuer entfacht, folgen viele dem Nonkonformismus / Si una noche de avivado fuego, muchas tantas de inconformismohttps://www.theaterderzeit.de/person/16461/ Misterio

El repartidor de periódicos

A tu pequeño ritual. Poema dedicado al trabajo que haces.
Es una danza, cada acción ritmada, el ritmo que se revela entre tus manos y los objetos, entre tu cuerpo y el espacio que lo rodea, que le da soporte. Tus pies gentiles te portan. ¡Vamos a celebrar tu danza y la mía, el movimiento del mundo, por el placer sin palabras que nos une!

Le crieur de journaux

Ton petit rituel: poème dédié au travail que tu fais. C’est une danse, chaque action est rythmée, d’un rythme qui se révèle entre tes mains et les objets, entre ton corps et l’espace qui l’entoure, qui le supporte. Tes pieds gentils qui te portent. Célébrons alors ta danse et la mienne, le mouvement du monde, pour le plaisir sans paroles qui nous rejoint. 

Diario de (una) pandemia

“La felicidad no es el único don que nos da la vida” -dijiste / vacía por tanta pérdida / La felicidad no es el único… / Susurro, frente a las piras que no se sacian de cadáveres
en el año mil trescientos y tantos.
En el año dos mil y otros tantos 
diría lo mismo frente a los plásticos protuberantes  / …querría decir.
En la barriga de la pulga duerme la fatalidad diminuta.

¡El teatro no es tenis! O los peligros de la tentación de lo virtual

« Estando reunido el pueblo romano en el teatro para celebrar los juegos de Apolo, se anuncia un ataque de Aníbal, quien estaría a las puertas de Roma; el teatro se vacía, los hombres toman sus armas y corren a contener al enemigo. Los juegos habían sido interrumpidos; una grave falta religiosa. De pronto, en la mitad del circus, se ve a un anciano, ya muy entrado en años para combatir, quien había seguido bailando al son de la flauta; los juegos no habían sido interrumpidos. De allí la fórmula que se ha hecho proverbial, “nos hemos salvado, un viejo está bailando.” »