Ariane Mnouchkine sobre las vacunas: Ministros, ¿todavía no están listos?

Traducción de este artículo publicado en Télérama el 2 de enero de 2021.

[Mensaje de Ariane Mnouchkine] La directora del Teatro del Sol no comprende la lentitud y los aplazamientos del gobierno en materia de vacunación contra la COVID-19. Lo hace saber en esta columna, que ya reúne varios miles de firmas, y que espera muchas más…

Ministros, ¿todavía no están listos? ¿Y su jefe? Al cabo de un año de desaciertos, de empobrecimiento, de pérdidas, de humillaciones, de sufrimientos, de muertes, ¡¿siguen sin estar listos?!

Mientras que en Alemania y en el Reino Unido, en Dinamarca, en toda Europa, las campañas de vacunación registran miles de pacientes, en Francia, la patria de Pasteur, contamos apenas cuatro centenas de personas mayores vacunadas. Y dos o tres médicos, cuando todos los profesionales de la salud de Francia y de Navarra deberían estarlo antes que todo el mundo. 

¿Por qué? ¿Qué sucede? 

Según ustedes los franceses son demasiado escépticos, demasiado dudosos, en fin, demasiado anti-vacunas. ¿Tienen ustedes tanto miedo de los franceses, que optan por ir al ritmo de los más temerosos, o más bien, de los más desconfiados de entre nuestros conciudadanos agitados por sus mentiras, y que hoy ustedes empujan al temor con sus patrañas y su pusilanimidad incomprensible? 

¿Realmente van a esconderse tras aquellos que, por su culpa, permanecen indecisos?  No ven que su tibieza sospechosa alimenta las tesis oscurantistas más nocivas, más venenosas.   

Que aquellos que no quieren hacerse vacunar no lo hagan, es su derecho, pero en su nombre, van a pretender impedir a los voluntarios hacerlo lo antes posible, cuando, haciéndolo así, protegeríamos  hasta a los más reacios de los anti-vacunas, quienes, por cierto, lo saben bien. 

¿Realmente creen que pueden  salir de nuevo con el cuentico de marzo en contra de los tapabocas?  ¿No? Entonces, hagan su trabajo, dejen de hablar paja. Cumplan con su deber. Organicen esta campaña de vacunación como se debe para que nosotros, artistas de todo tipo, grandes y pequeños restauradores, tenderos, comerciantes, estudiantes, profesores, doctores, enfermeros, camilleros, bomberos, policías, cajeras, atletas, adultos mayores, podamos cumplir con el nuestro y compartir de nuevo eso que se llama el bien común, para algunos abriendo sus teatros, sus salas de cine, sus restaurantes, sus almacenes, sus bares, sus gimnasios, sus universidades, sus brazos. Para otros, dejando de vigilar nuestras bolsas, nuestros desplazamientos, nuestros vasos, nuestras fiestas, nuestras plazas y nuestras calles y recuperando sus verdaderas misiones de guardianes de la paz. 

Ministros franceses, ¿tiemblan? Y su jefe. Mientras que, con una prontitud increíble, inesperada aun hace algunas semanas, científicos del mundo entero, gracias a su trabajo encarnecido, depositaron en sus manos el arma necesaria y, muy pronto, suficiente, para vencer el virus y liberar al país de este invasor devastador, ¡¿tiemblan?! Entonces váyanse. Renuncien. Necesitamos gente valiente, competente, respetuosa de sus conciudadanos. Y entonces, ¿qué esperan? ¿Quieren suicidios, motines? Suicidios, ya ha habido. En cuanto a los motines, arden en muchos corazones. Corazones normalmente prudentes.

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :